Inicio    Solicítenos su viaje.

Región de Magallanes
Geografia y Naturaleza
Flora y Fauna
Poblamiento aborígen
Hernando de Magallanes
Cuadro de distancias
Para el viajero
Parques Nacionales
Voucher en esp
Revista Patagonia Turistica

 

 

En Chile los Parques Nacionales son áreas protegidas en donde se salvaguardan recursos naturales como la flora, la fauna, recursos hídricos, etc., los cuales no pueden ser utilizados para fines económicos, a diferencia de las Reservas Nacionales pueden ser utilizados de manera sustentable. En Chile actualmente existen 31 parques nacionales de los cuales 5 están localizados en la Patagonia Chilena. (Fuente: SERNATUR Magallanes)

PARQUE NACIONAL TORRES DEL PAINE

El Parque Nacional Torres del Paine  está ubicado en la comuna de Torres del Payne, Provincia de Ultima Esperanza, Región de Magallanes y Antártica Chilena. Fue creado el 13 de Mayo del año 1959 y forma parte del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado de Chile.
El 28 de abril de 1978  fue declarado Reserva de la Biosfera, por la UNESCO, lo que significa que forma parte de de las zonas representativas de los distintos ecosistemas del mundo, y que sirven como patrones para medir los impactos del hombre sobre el ambiente.
Superficie legal corresponden a 181.414 hectáreas y la superficie administrativa 227.298 hectáreas. En el tratado con Argentina de 1998, se modificó el límite en el sector Dickson. (Fuente: CONAF).
 
CLIMA
Según la clasificación de Köppen, el área que comprende el Parque esta incluida en la zona de clima templado frío lluvioso sin estación seca. Sin embargo, las condiciones climáticas son heterogéneas, derivadas de la diversa orografía del Parque. Por otra parte, la baja densidad de estaciones meteorológicas de funcionamiento continuo hace difícil intentar una caracterización climática del área y, más aún, las relaciones entre los tipos de clima locales.

Temperaturas
La zona se caracteriza por registrar temperaturas frescas en verano, con menos de 15º C como temperatura máxima del mes más cálido (enero), y un invierno bastante riguroso, aunque con una temperatura mínima media para el mes más frío (julio) nunca inferior a los -2,5º C. Otro aspecto característico es la homogeneidad relativa que presentan las temperaturas durante estas estaciones, al observarse variaciones que no sobrepasan los 12º C, con mínimas de -2,5º C y máximas de 8º C en invierno, y mínimas de 3º C y máximas de 15º C durante el verano.
Precipitaciones
Un aspecto que define el clima de este sector es la ausencia de una estación seca. Se observa un máximo otoñal con un promedio para los meses de marzo y abril cercano a los 80 mm, casi el doble de lo registrado para el período julio-octubre, el menos húmedo. El máximo se produce durante marzo, con un promedio de 190 mm. El promedio anual supera los 40 mm mensuales.
Existe un claro gradiente pluviométrico de oeste a este, siendo el sector occidental mucho más pluvioso que el oriental. Esto se explica por la exposición del Parque a las perturbaciones del oeste, asociadas a la llegada de masas de aire húmedo desde el Pacífico, las más frecuentes y eficientes desde el punto de vista de la generación de precipitaciones.
Por otra parte, la disposición de las lenguas glaciares del Campo de Hielo Sur y la pantalla orográfica que supone el Macizo Paine, y en particular el grupo del Paine Grande con sus más de 3.000 metros de altitud, son elementos que distorsionan, acentuando el gradiente señalado.
Viento
Los meses con más viento corresponden a primavera y verano, registrándose el mayor número de días con viento en noviembre. Durante los meses de invierno, las bajas temperaturas provocan el enfriamiento de las masas de aire continentales anulando la dinámica atmosférica, que durante el resto del año explica el movimiento de las masas de aire frío del continente Antártico.
Respecto de la dirección de los vientos, aunque éstos no soplan de manera constante, prevalecen los que provienen del oeste. Los vientos del sur, mucho menos frecuentes, son los más fríos por su origen polar, aunque suelen ir acompañados de buen tiempo. Mientras, los del oeste y suroeste son más templados y húmedos, y suelen estar asociados a perturbaciones. Finalmente, los vientos del noroeste son cálidos e indican tiempo variable.
La espectacularidad y variedad del paisaje hacen que este Parque sea el principal atractivo turístico regional, y uno de los más destacados del país y el mundo. En él se puede realizar una amplia gama de actividades en el ámbito del ecoturismo, como campismo, excursionismo, montañismo, navegación, bajada de ríos, travesías por los glaciares, cabalgata y filmaciones de documentales. Por ello, ha tenido un aumento sostenido de visitantes en las últimas décadas, con un promedio de 16,6% anual.
El recurso paisajístico presenta las siguientes características:
- Gran diversidad y espectacularidad de geoformas: valles, glaciares, montañas, ventisqueros, morrenas, planicies, con su correspondiente estructura geológica en que resaltan pliegues y fallas.
- Diversidad vegetacional presente en casi toda el área del Parque: matorral (xerófito y mesófito), bosque deciduo y mixto, estepa y desierto andino.
- Presencia de poblaciones de especies de fauna fácilmente observables: Guanaco, Zorro, Ñandú, Cisne, Cóndor, y una variedad de anátidos y passeriformes.
- Existencia de una amplia red hídrica: ríos, arroyos, lagos, lagunas, cascadas y saltos, que tienen su origen en el Campo de Hielo Patagónico Sur, tercera masa de hielo del mundo luego de la Antártica y Groenlandia, con 13.500 Km2 de superficie.
En la Sede Administrativa es posible visitar el Centro de Información Ambiental, donde un guardaparque con el apoyo de una maqueta le mostrará los recursos naturales y la infraestructura de uso público a disposición para hacer más grata su visita.
Entre las actividades recreativas, destaca el excursionismo, para lo cual se cuenta con aproximadamente 200 kilómetros de senderos distribuidos en diferentes áreas del Parque. Destaca el conocido como la “W”, a través del cual es posible en 5 a 6 días, descubrir y visitar las maravillas que se encuentran en los diferentes valles por los que pasa el sendero.
El Parque es una región de vastas llanuras, con muchas montañas, glaciares, saltos de agua, ríos, lagos y lagunas. Los glaciares Dickson, Grey, Zapata, Tindall y Geike nacen del Campo de Hielo Sur, y están en retiro, siendo el más espectacular el Dickson con un retiro de 17 metros como promedio al año, entre 1897 y 1943. Otro aspecto relevante lo constituye el conjunto montañoso del Paine con sus características cumbres con su máxima elevación de 3.050 m.s.n.m.


MEDIO AMBIENTE

FLORA
En el Parque existen más de 274 especies de plantas descritas hasta el momento. Las comunidades vegetales existentes no están delimitadas en forma estricta, y se clasifican en:
- Estepa patagónica, la vegetación que cubre llanuras y mesetas en la región se clasifica como de estepa fría, porque presenta hasta 400 mm anuales de precipitación aproximadamente.
- Matorral preandino, se presenta en mesetas y llanuras. La mayoría de los vegetales presenta adaptaciones destinadas a economizar agua, pues están expuestos al embate directo del viento. Esta comunidad vegetacional ocupa la mayor parte de la superficie del Parque.
- Bosque magallánico deciduo, que incluyen todas las comunidades arbóreas, en las cuales predomina la Lenga (Nothofagus pumilio).
- Desierto andino, todos los territorios que por efecto de las condiciones climáticas determinadas por la altitud, tienen una vegetación carente de árboles y arbustos altos. Las plantas viven gran parte del año en receso vegetativo.
FAUNA
Las aves son el grupo más representativo, observándose hasta el momento 126 especies, entre las que destacan: Ñandú (Pterocnemia pennata), Blanquillo (Podiceps occipitales), Cormorán imperial (Phalacrocorax atriceps), Garza cuca (Ardea cocoi-bubulcus ibis), Bandurria (Thoeristicus caudatus), Flamenco (Phoenicopterus chilensis), Coscoroba (Coscoroba coscuroba), Cisne de Cuello Negro (Cygnus melancoryphus), Caiquén (Chloephaga picta), Pato antiojillo (Anas specularis), Cóndor (Vultur grypus), Halcón peregrino (Falco peregrinus), Cachama (Enicognatus ferrugineus), Lechuza (Tyto alba), Carpintero (Campephilus magellanicus) y Rara (Phytotoma rara).
En cuanto a los mamíferos, algunas de las 25 especies presentes en el Parque son: Puma (Felis concolor), Chingue (Conepatus humboldti), Zorro colorado (Pseudalopex culpaeus), Zorro gris (Pseudalopex griseus), Coipo (Myocastor coypus), Guanaco (Lama guanicoe) y Huemul (Hippocamelus bisulcus).
Además, se observan especies de reptiles (6), anfibios (3) y peces (6), siendo los más comunes de observar los del género Galaxia.


PARQUE NACIONAL PALIAIKE

Creado por el Decreto Supremo N° 378 del 23 de octubre de 1970, abarcando una superficie de 3.000 hectáreas, que fue ampliada por el Decreto Supremo N° 36ª a su actual extensión de 5.030 hectáreas.
También llamado "El Escorial del Diablo". Se ubica en la sección más árida de la estepa magallánica. La mayor parte de su superficie está cubierta por extensos derrames de lava basáltica lo que determina la existencia de vegetación semidesértica. Se encuentra al noroeste de Punta Arenas a 200 kms., aproximadamente.

La existencia de numerosos conos volcánicos de baja altura, cuevas naturales, formaciones de lava y extensiones quebradas e irregulares semejan un paisaje lunar.

En el Parque y áreas aledañas se encuentran las cuevas de Pali Aike y Fell, donde mediante excavaciones realizadas en 1938, se encontraron restos prehistóricos cubiertos por un nivel de cenizas y material volcánico, presumiéndose que ellos tendrían una data inferior a 15.000 años (8.639 ± 450 años).
En cuanto al clima, este sector corresponde al de Estepa Fría, con precipitaciones anuales de 200 a 300 mm., con una temperatura media anual cercana a los 4°C.
MEDIO AMBIENTE
El relieve del Parque está constituido por una meseta de unos 200 metros, con algunos cerros cuyas alturas máximas no sobrepasan los 273 m.s.n.m. (Cerro Diablo).
Los terrenos que comprende corresponden a un extenso campo volcánico, que se ha mantenido activo desde el Pliaceno hasta el Reciente.
En el sector se han distinguido tres ciclos volcánicos posteriores a la última glaciación local. En base a evidencias arqueológicas y geomorfológicas, se presume que el último episodio volcánico que dio origen al Cerro Diablo ocurrió en esta zona hace menos de 15.000 años. La lava emitida por éste es de dos tipos: lavas cordadas o Pahoehoe y lavas de bloque o Aa (términos hawaianos).
En el Parque y áreas aledañas se encuentran las cuevas de Pali-Aike y Fell donde, en excavaciones realizadas en 1938, se encontraron restos prehistóricos cubiertos por un cenizas y material volcánico, presumiéndose que tendrían una data inferior a 15.000 años.
Los terrenos de la Unidad se dividen en dos sectores: uno limítrofe, denominado Escorial del Diablo, cubierto por una gruesa capa de lavas basálticas y cenizas de aspecto más reciente producto de una actividad volcánica, de gran atractivo turístico y científico.
El otro sector, al igual que todos los terrenos circundantes, se ubica en la provincia biótica de la estepa magallánica, siendo el único Parque Nacional del país que comprende una muestra representativa de esta formación vegetal, la cual es utilizada principalmente por la ganadería.
La Unidad posee un gran valor escénico, por las singulares características de este campo volcánico. Su origen, magnitud, ubicación dentro de la zona esteparia y escasa modificación antrópica, lo convierten en un lugar ideal para estudios geológicos, arqueológicos y de otras disciplinas científicas.
FLORA
Se distinguen cuatro comunidades vegetales distribuidas en forma de mosaico, con límites poco precisos entre sí: Estepa patagónica mésica, Estepa patagónica xérica, Murtillares y Vegetación de las extensiones de lava.
La comunidad predominante es la estepa, formada básicamente por la asociación de gramíneas perennes dominadas por el Coirón, entre el cual se desarrollan múltiples hierbas. Las especies arbustivas están representadas por Murtilla, Romerillo, Mata gris, Paramela, Mata negra, Mata amarilla y Calafate. Los líquenes están representados principalmente por Ramalina terebrata, Cetraria islandica, Thamnolia vernicularis, Protousnea magallanica y Usnea sp.
FAUNA
Coexisten notables especies de la fauna patagónica autóctona, algunas con problemas de conservación. Entre los mamíferos destacan el Guanaco, Zorro gris, Chingue patagónico, Puma, Armadillo, Zorro colorado.
Es posible observar aves que son abundantes en la región, como Carancho, Cernícalo, Queltehue, Caiquén, Bandurria, Aguilucho, Vari, Águila mora con nidificación, al igual que el Halcón peregrino y Ñandú. De la avifauna acuática es posible observar: Flamenco, Cisne coscoroba, Pato jergón chico y jergón grande, Playero y Chorlo de doble collar.
En la zona volcánica (escorial) es posible observar ejemplares de herpetofauna, como lagartijas del género Liolaemus, donde destaca la Liolaemus magellanicus.

 

PARQUE NACIONAL CABO DE HORNOS

Creado en 1945, se ubica en las coordenadas 55°39' y 56°00' latitud sur - 67°00' y 67°52' longitud oeste, lo que comprende el grupo de las islas Wollaston y el grupo de las islas Hermite, en el extremo sur del continente americano.

Administrativamente se ubica en la comuna de Navarino, provincia Antártica Chilena. A 12 horas de navegación desde Puerto Williams.

Con una altitud que no sobrepasa los 220 mts., excepto el cerro Pirámide ubicado en el Cabo de Hornos (406 mts.), el Parque Nacional Cabo de Hornos posee una superficie de 63.093 hectáreas.

CLIMA
Generalmente frío debido a su latitud austral. La Armada de Chile ha dotado a la alcaldía de mar de Isla Hornos de modernos equipos que permiten transmitir por Internet y en tiempo real los datos meteorológicos del lugar que interesan a los navegantes, tales como presión barométrica, temperatura, humedad relativa, dirección e intensidad del viento, estado del mar y altura de las olas. Todo lo anterior es procesado por el Servicio Meteorológico de la Armada, que emite por Internet la carta sinóptica y el pronóstico meteorológico para las áreas marítimas de todo el país.
Un estudio realizado entre 1882 y 1883 estableció una precipitación anual de 1.357 milímetros y una temperatura anual promedio de 5,2° C. El promedio del viento es de aproximadamente 30 km/h, con ráfagas que sobrepasan los 100 km/h, fenómenos que ocurren en todas las estaciones del año.

MEDIO AMBIENTE


El relieve no sobrepasa los 220 metros de altura, excepto el Cerro Pirámide ubicado en el Cabo de Hornos propiamente tal, que tiene una altura de 406 m.s.n.m.
El Parque está constituido por el Archipiélago de Wollaston, uno de los lugares menos intervenidos por el hombre en el Cono Sur de América, con microclimas que generan una importante diversidad vegetacional, factible de visitar por la periferia vía marítima gracias a un intrincado sistema de bahías y canales.
FLORA
Presenta un mosaico de bosques de baja altura, dominados por Coigüe de Magallanes (Nothofagus betuloides), además del complejo de tundra de Magallanes, formaciones de matorral y franjas litorales de gramíneas de reducida extensión.
La vegetación es del tipo bajo, denso, con predominio de turbales, presentando una fisonomía en mosaico, con dominio local de cojines y manchones aislados de Coigüe de Magallanes. En los fiordos y canales se presentan escasas comunidades boscosas de poco desarrollo.
El bosque está compuesto en su estrato superior por: Coigüe de Magallanes (Nothofagus betuloides) y Canelo (Drimys winteri). Además en pequeños sectores se encuentran: Leñadura (Maytenus magellanica) y Ñirre (Nothofagus antarctica).
FAUNA
Dada su condición de archipiélago, la fauna factible de observar se divide en ambientes marinos y terrestres. En los terrestres, se tiene información de la presencia de algunos roedores, pero no hay datos respecto de su diversidad o abundancia.

En los ambientes marinos es posible observar foca leopardo, delfines, ballenas, lobos marinos, foca elefante, chungungo, delfín austral y delfín chileno.

También se ha registrado presencia de aves, terrestres y marinas. Las más frecuentes de observar son las especies marinas, tales como Gaviota dominicana (Larus dominicanus) y Petrel gigante (Macronectes giganteus).

 

EL PARQUE NACIONAL BERNARDO O'HIGGINS

Creado por el Decreto Supremo Nº 264 del Ministerio de Agricultura del 22 de julio de 1969.
Posteriormente, por el Decreto Supremo Nº 135 del Ministerio de Bienes Nacionales del 24 de abril de 1985, se incorpora el Parque Nacional Monte Balmaceda y parte de la Reserva Nacional Alacalufes; con ello, la Unidad alcanza sus actuales 3.525.901 hectáreas, de las cuales 921.000 se encuentran en la Región de Aysén.
Administrativamente corresponde a las comunas de Tortel (Provincia del Capitán Prat, Región de Aysén) y Puerto Natales (Provincia de Última Esperanza, Región de Magallanes).
Se ubica entre los 48º 00’ - 51º 30’ Latitud Sur y los 73º 15’ - 75º 45’ Longitud Oeste.
Es el más grande del país, ocupando dos regiones, parte de la XI y la XII (Desde Tortel, Provincia Capitán Prat hasta Puerto Natales, provincia de Ultima Esperanza, por Puerto Natales) en la Patagonia Chilena. Su superficie es de 3.525.901 has.
Sin duda una de sus principales atracciones es el glaciar Pío XI, en donde podrá apreciar, si tiene buena suerte, desprendimientos de enormes bloques de hielo. El murallón de hielo que se forma es de aproximadamente 75 metros de altura (unos 30 pisos de un edificio convencional) y al caer forma olas de más de 10 metros, que posiblemente moverán su embarcación.

Al parque se puede acceder navegando por el Seno Ultima Esperanza (Sector Parque Nacional Torres del Paine) pasando por los glaciares Balmaceda y Serrano. Cerca de estos viejos glaciares usted encontrará una vía de acceso al Parque.

CLIMA
La particular configuración del relieve de la Región de Magallanes, así como la influencia del mar y los fuertes vientos dominantes del sudoeste, constituyen factores determinantes en el Parque, que presenta climas de tipo ciclonales. Específicamente, se reconoce el clima de margen occidental o, de acuerdo con la clasificación de Köppen, el clima templado frío con gran humedad (Cfc), que abarca la zona situada al sur de los 48° 30’ Latitud Sur (Carrasco, 1998).
De acuerdo con las áreas ambientales que abarca el Parque, el clima presenta matices en tres grandes sectores:

• En el Subsistema cordillerano de archipiélagos norte existe una marcada abundancia de precipitaciones, que pueden llegar al orden de los 4.000 mm, distribuidas regularmente en el año. Las temperaturas medias anuales fluctúan entre los 7º y 8º C. En épocas estivales la media generalmente alcanza los 11,5º C; en cambio en épocas invernales las temperaturas son bajas pero rara vez el promedio alcanza los 0º C.
• Para el Subsistema cordillerano patagónico bajo las condiciones se mantienen prácticamente iguales que para el área anterior, ya que éste se mantiene en una cota inferior a los 1.200 metros, sin presentar mayores variaciones.
• En el Subsistema cordillerano patagónico alto representado por el Campo de Hielo Sur, las condiciones climáticas varían bastante. Las precipitaciones disminuyen a un promedio de 3.000 mm anuales, siendo principalmente de carácter nival, dado que la altitud hace disminuir las temperaturas a valores inferiores a los 0º C. Sin embargo, también se han detectado temperaturas que en algunas oportunidades superan los 8º C, transformando el área en una zona con amplitudes térmicas muy altas.


MEDIO AMBIENTE
El lugar posee grandes superficies de hielo, entre las que destacan el Campo de Hielo Sur, el Campo de Hielo Dr. Juan Bruggen y el Campo de Hielo Patagónico, los cuales en conjunto tienen una extensión de 1.000.500 hectáreas.
Su área primitiva es de extraordinaria belleza y gran interés científico, pues contiene recursos antropológicos, como restos de comunidades del hombre de los canales (alacalufes), hermosos paisajes constituidos por montañas, campos de hielo, fiordos y glaciares, además de importantes especies de fauna y flora silvestre.


FLORA
El Parque está comprendido en la unidad fitogeográfica denominada Bosque lluvioso de Magallanes, lo cual le confiere importancia a nivel mundial.
La vegetación está sustentada en un suelo poco profundo en las laderas, y corresponde a un bosque perennifolio, dominado por árboles siempre verdes, como el Coigüe de Magallanes (Nothofagus betuloides), que representa la gran masa boscosa; Ciprés de las Güaitecas (Pilgerodendron uvífera) y Canelo (Drimys winteri), que aparece en baja proporción.
En lugares donde se acumula agua predominan las turberas formadas por las especies Donatia fascicularis y Astelia pumila.
En menor proporción, se encuentran las siguientes especies: Lenga (Nothofagus pumilio) y Ñirre (Nothofagus antarctica). La vegetación arbustiva está representada por: Chilco (Fuchsia magellanica), Chaura (Pernettya mucronata), Calafate (Berberis buxifolia), Zarzaparrilla (Ribes magallanicus) y Murtilla (Empetrum rubrum).


FAUNA
Si bien este recurso no es muy variado ni abundante, destaca entre los mamíferos la presencia del Huemul (Hippocamelus bisulcus) en varios sectores del Parque.
En las costas, es habitual la presencia de: lobos marinos de uno y dos pelos (Otaria byronia y Arctocephalus australis), Coipo (Myocastor coypus) y Nutrias de mar (Lutra felina).
Entre las aves se pueden observar: Cormorán imperial (Phalacrocorax atriceps), Cormorán imperial de las Malvinas (Phalacrocorax albiventer), Pato quetru no volador (Tachyeres pteneres), Cóndor (Vultur gryphus), Águila (Buteo fuscenscens), Gaviota cahüil (Larus maculipennis) y Catita austral (Microsittace ferruginea), entre otras.

 


PARQUE NACIONAL ALBERTO D´AGOSTINI

Creado por el Decreto Supremo Nº 80 del Ministerio de Agricultura del 22 de enero de 1965, fue ampliado por los decretos supremos Nº 330 (3 de junio de 1967) y Nº 252 (11 de julio de 1969) de la misma secretaría de Estado.
Posteriormente, el Decreto Supremo Nº 136 del Ministerio de Bienes Nacionales del 24 de abril de 1985, amplió nuevamente su superficie a 1.460.000 hectáreas. (Fuente: CONAF)
Se localiza al sur de Punta Arenas y al oeste de Puerto Williams, entre los 54º 00’ - 55º 45’ Latitud Sur y los 68º 30’ - 73º 00’ Latitud Oeste.
Está ubicado a 80 millas náuticas al sureste de Punta Arenas. Ocupa un área montañosa donde destaca la Cordillera Darwin. Tiene un gran número de glaciares y ventisqueros que se descuelgan por las laderas de sus montañas hacia los distintos fiordos, senos y canales. Posee una superficie de 1.460.000 hectáreas.
Está conformado por todas las islas que se encuentran al sur del estrecho de Magallanes y al poniente de la isla Navarino, además de una porción de la Tierra del Fuego, (la parte que se encuentra al sur del seno Almirantazgo), incluyendo la Cordillera Darwin. Sus más de 14.600 km2 de superficie atraviesan las provincias de Magallanes, de Tierra del Fuego y de Antártica Chilena. Es el tercer parque nacional más grande de Chile
 
El nombre del parque honra al misionero y explorador italiano Alberto María de Agostini. Varios glaciares costeros y fiordos forman parte de este parque.
Clima
La extensa área que abarca el Parque presenta un clima isotérmico con temperaturas medias de 9° C en verano y 2° C en invierno. Las precipitaciones se producen durante todo el año, alcanzando un promedio anual de 500 a 1000 mm. Los vientos pueden alcanzar velocidades superiores a 100 km/hora, siendo frecuentes en primavera y verano, soplando preferentemente desde el sur, suroeste y noroeste.


MEDIO AMBIENTE

El área comprende una extensa península e islas asociadas, fuertemente montañosas, cubiertas por extensos campos de hielo, cuyos ventisqueros son los más numerosos de la región. Las altitudes van desde el nivel del mar hasta los 2.300 m.s.n.m.
El Parque está constituido principalmente por la Cordillera Darwin, uno de los lugares menos intervenidos por el hombre en el Cono Sur de América, donde se unen bosques vírgenes, glaciares y una cadena montañosa factible de visitar por la periferia vía marítima, gracias a un intrincado sistema de bahías y canales.
Hacia el oeste, el Parque comienza en las inmediaciones del canal Cockburn con cumbres inferiores a 1.000 metros, que ascienden en la medida que se avanza hacia el este, culminando en los montes Goodwin e Italia, de 2.438 metros y 2.350 metros respectivamente, de la Cordillera Darwin.
El Cerro Mayo de 1.798 metros, aún siendo de una moderada altura, se destaca como dispersor de lenguas de glaciar que caen hacia la porción occidental del Canal Beagle, siendo estos los últimos ventisqueros patagónicos del Pacífico.


FLORA
Presenta un mosaico de bosques siempre verdes de Magallanes dominados por Coigüe de Magallanes (Nothofagus betuloides), así como un complejo de tundra de Magallanes, roca desnuda y glaciares. A esta diversidad de recursos se suman los sistemas litorales que incluyen vegas, formaciones de matorral o franjas litorales de gramíneas.


FAUNA
En los ambientes terrestres es factible observar con mayor frecuencia Zorro culpeo (Pseudalopex culpaeus) y Zorro chilla (Pseudalopex griseus).
En los ambientes marinos, existen ejemplares de Foca leopardo, delfines, ballenas, lobos marinos, foca elefante, delfín austral y delfín chileno.
Se han registrado 49 especies de aves, tanto terrestres como marinas pertenecientes a 29 familias. Las que se detectan en la mayor cantidad de sitios son: Rayadito (Aphrastura spinicauda), Fío-fio (Elaenia albiceps), Churrín del sur (Scytalopus magellanicus), Carpintero gigante (Campephilus magellanicus), Chercán (Troglodytis aedon) y Zorzal (Turdus falcklandii).
Respecto de las aves marinas, las especies observadas más frecuentes son la Gaviota dominicana (Larus dominicanus) y Petrel gigante (Macronectes giganteus).

 

Turismo Yamana©, Punta Arenas, Patagonia CHILE  Derechos Reservados.

Teléfono 56 - 61 - 22 22 061  turismo@yamana.cl  

 


 

                                      

 

                                                          

Ultima Actualización: July 22, 2014